3 formas para lograr un emprendimiento familiar

Por Raúl Gorrín.- A través de actividades emprendedoras las empresas familiares podemos aumentar nuestra capacidad de generación de bienestar, ya sea por medio del desarrollo de nuevas líneas de productos y servicios, por un lado, o por el aumento en la productividad en el uso de recursos productivos de la empresa por otro.

El emprendimiento familiar puede tomar formas comunes: el desarrollo de nuevos mercados, la integración de actividades de los proveedores o distribuidores de la empresa, y finalmente el desarrollo de nuevos productos o servicios que se adicionarán al portafolio comercial del negocio.

A continuación, describimos 3 de sus formas y características:

1.- La primera es el desarrollo de nuevos mercados. Es la expansión geográfica del negocio o la promoción de nuevos usos para los productos y/o servicios de la empresa familiar. A través de la ampliación de la cobertura comercial de la compañía aprovecharemos la actividad productiva.

Este emprendimiento se basa en el desarrollo de un nuevo canal de distribución para concluir en el establecimiento de una nueva instalación productiva cuando el crecimiento del mercado lo amerite. Promover nuevos usos para los productos y/o servicios de la empresa familiar implica añadir nuevas virtudes a la oferta comercial de la firma, con lo que lograremos aumentar las ventas dentro de las plazas geográficas que actualmente atendemos. Por ejemplo, un restaurante que empiece a ofrecer actividades distintas en la cena.

2.- La segunda forma de emprender es la integración de actividades de los proveedores o distribuidores a nuestra empresa. Aquí necesitaremos analizar el portafolio de insumos y servicios que adquirirá nuestra empresa. Será atractivo para que los miembros de la siguiente generación empiecen a comercializar aquellos productos y servicios que generan mayor riesgo para la actividad productiva. Por ejemplo, empezar a promover y comercializar envases para comercializar agua purificada. Este emprendimiento requerirá desarrollar y asegurar nuevos clientes.

3.- La tercera y última forma de emprendimiento familiar es el desarrollo de nuevas formas de productividad, la cual podría relacionarse o no con el negocio familiar. Esto lo conocemos como diversificación empresarial. Un ejemplo lo encontramos cuando el negocio familiar comercializa autopartes y deciden distribuir lubricantes o llantas.

Estas tres formas de emprendimiento se pueden llevar a cabo sin exponer la estabilidad y rentabilidad del negocio familiar. Podemos promover estos emprendimientos desde el patrimonio familiar, ya sea a través de capital, recursos poco utilizados o redes de contactos o clientes. Esta promoción de negocios convierte a nuestro negocio familiar en una familia empresaria, que se caracteriza por distribuir su capital y su riesgo empresarial en diferentes actividades productivas, todas vinculadas a los miembros de la organización patrimonial.

 

Visita también:

www.raulgorrin.org

El emprendimiento humanista

Los nuevos emprendedores

Referencia empresarial

Conciencia social

Productivity and Efficiency

The Entrepreneur-humanist

 

SÍGUEME..

Twitter

Facebook

Linkedin

Google+

 

 

 

 

 

 

No hay comentarios

Agregar comentario