Claves para crecer y ascender en su empresa

Por Raúl Gorrín.- Para todo trabajador el crecer y alcanzar nuevas posiciones en su empresa es una de las principales aspiraciones cuando se integra a una organización. En ello la meritocracia juega un papel fundamental, puesto que es el principal aval, la mejor carta de presentación para todo empleado que desea superarse en la empresa o emprendimiento en las que presta sus servicios.

No obtener el reconocimiento y los ansiados ascensos trae frustración e insatisfacción, el trabajador se aburre y, sencillamente, viene la infelicidad.

La aspiración de ascender, obviamente va acompañada del deseo de un mejor salario.

No lograr esto, estancarse, puede convertir al trabajador en una persona tóxica dentro de la organización, un hecho sumamente delicado, pues hay estudios que afirman que el personal que pierde la motivación genera pérdidas cuantiosas en las empresas. Así que cualquier persona que traiga estas consecuencias al negocio es simplemente un candidato al despido.

Quienes se destacan en las empresas y logran ascensos  son personas proactivas, que constantemente están formándose, quieren adquirir nuevos conocimientos, hacen cursos, especializaciones, maestrías, postgrados. Es gente siempre dispuesta a dar la milla extra.

Estos esfuerzos son bien vistos y recompensados, pues, aunque no lo crea, en las empresas y emprendimientos hay gente que observa su desenvolvimiento, que está atenta a su trabajo, a su actitud.

El intercambio es una característica de la vida humana y en el ámbito laboral, la disposición, la entrega, traen consigo el crecimiento como respuesta, el espaldarazo, el apoyo.

Entiéndalo, hay que dar para entonces para poder recibir.

Refirámonos a algunos tipos de intercambio.

En primer lugar tenemos el intercambio criminal, el cual se busca recibir sin dar nada a cambio. Es el caso del trabajador que recibe un salario y todos los beneficios contractuales, tanto los que impone la ley como los promovidos por la empresa, pero no produce nada para la organización. Lo más probable es que esta persona sea despedida en cualquier momento.

El intercambio parcial es el referido a los casos en que la persona u organización recibe pero sólo está dispuesta a dar o retribuir en cierta medida, sólo un poco. Del mismo modo, se trata de un trabajador que tarde o temprano dejará de formar parte de la nómina.

El intercambio justo supone que los trabajadores ofrecen resultados de acuerdo a lo esperado pero sólo hasta allí. No hay milla extra. Son empleados valiosos y apreciados que, sin embargo, no es muy común que reciban ascensos a causa de su desempeño.

El intercambio en abundancia es aquel en el que el trabajador siempre da más de lo que se le pide y, por tanto, es retribuido en igual medida. Este es el tipo de trabajador que siempre es tenido en cuenta a la hora de evaluar ascensos laborales.

El éxito laboral es casi siempre una consecuencia del intercambio en abundancia.

Hay que apuntar que estos intercambios también aplican para las organizaciones, las cuales recibirán en la medida en que den al público consumidor.

La condición básica para ser productivo es querer serlo, así que téngalo en cuenta si su aspiración es crecer y ascender dentro de su empresa.

 

Visita también:

El emprendimiento humanista

Los nuevos emprendedores

Referencia empresarial

Conciencia social

Productivity and Efficiency

The Entrepreneur-humanist

 

SÍGUEME..

Twitter

Facebook

Linkedin

Google+

 

 

 

 

 

No hay comentarios

Agregar comentario