Conciliación laboral en femenino

Por Raúl Gorrín.- No es cantaleta, es una realidad, las mujeres se las ven más negras en el mercado laboral.

No la tienen fácil las féminas que deben trabajar y al mismo tiempo atender a su familia, ahí el asunto se complica aún más.

El trato es definitivamente desigual y ni hablar de las políticas salariales.

Por ello, un número significativo de mujeres sacrifica su crecimiento y desarrollo profesional en aras de su familia.

Esto es una constante en casi todos los países.

Cuando vienen los hijos al seno familiar, las mujeres terminan optando por dejar el trabajo para dedicarle tiempo a los críos, no por falta de deseos de seguir laborando, sino por las pocas alternativas de conciliación laboral que se le ofrecen.

Ante esta situación, en muchos países han comenzado a operar iniciativas destinadas a tratar de remediar este problema que efectivamente afecta a un buen porcentaje de la población activa de las naciones.

Estas iniciativas apuntan a la solicitud de una reducción de la jornada laboral cuando llega la maternidad.

Los problemas surgen generalmente por la falta de legislación de los Estados en la materia y por la ausencia de políticas al respecto en las empresas y emprendimientos.

También suma al problema el hecho de que son muy pocos los hombres que consideran que la conciliación laboral es un asunto que les compete. Para la mayoría de los caballeros este es un asunto de mujeres y punto.

Pero las mujeres han comenzado a dar la batalla y se niegan a renunciar a sus trabajos por el hecho de ser madres y exigen soluciones al respecto que pasan, obligatoriamente, por la conciliación laboral.

Y es que aparte de tener responsabilidades en sus centros de trabajo, sobre los hombros de  las mujeres se ha depositado la obligación de hacer frente a las tareas doméstico-familiares. Y en esto no importa que sean ellas, por ejemplo, quienes más aporten al presupuesto familiar, eso para los hombres resulta irrelevante.

Es muy bajo el porcentaje de hombres que suma sus esfuerzos en este sentido y decide asumir o por lo menos compartir la responsabilidad de las tareas del hogar.

Para mejorar la conciliación laboral las organizaciones pueden promover la implantación de medidas de conciliación tanto para hombres como para mujeres.

Entre las medidas que pueden ponerse en práctica está el teletrabajo, que permite el laborar desde la casa.

Igualmente el establecimiento de horarios flexibles que reduzcan los retrasos y el ausentismo laboral, al tiempo que incrementa la motivación.

La reducción de jornada puede ser de mucha ayuda para las madres hasta que el niño cumple 6 años. La reducción de la jornada implica una reducción del salario.

 

Visita también:

El emprendimiento humanista

Los nuevos emprendedores

Referencia empresarial

Conciencia social

Productivity and Efficiency

The Entrepreneur-humanist

 

SÍGUEME..

Twitter

Facebook

Linkedin

Google+

 

 

 

No Comments Yet.

Leave a comment