Conozca las habilidades de inteligencia emocional

Por Raúl Gorrrín.- Al analizar las razones del éxito de los líderes de negocio se ha determinado que es la personalidad la clave del mismo, incluso, más que las propias habilidades en el trabajo.

En el ámbito de los negocios, la personalidad es el conjunto de preferencias y tendencias que permiten que el individuo pueda acercarse al mundo. Los rasgos de la personalidad se forman desde la edad temprana de las personas y se fijan en la edad adulta y las definen, por ejemplo, como introvertidas o extrovertidas.

La personalidad es algo que una vez se define permanece en el tiempo.

Es importante no confundir personalidad con intelecto, ni con inteligencia emocional. Una equivocación en la que han incurrido muchas veces los líderes de negocios, que han terminado llamando personalidad a lo que en realidad eran habilidades de inteligencia emocional. Habilidades que, por cierto, cualquier persona puede incorporar en su vida.

Veamos cuáles son esas habilidades de la inteligencia emocional:

  1. Ir más allá de lo exigido. Para el trabajador exitoso, sea ejecutivo o subalterno, la recompensa no es una preocupación, no pone límites a su trabajo y siempre está dispuesto a dar un poco más. El empleado exitosos no circunscribe sus tareas únicamente a las especificaciones y descripciones que se le suministran, sino que está dispuesto a ir más allá sin esperar reconocimiento.
  2. Es tolerante ante el conflicto: Ni lo provoca, ni le huye. Por el contrario, el trabajador exitoso es capaz de mantener su compostura y exponer su posición y parecer calmadamente y con lógica. Resiste a los ataques personales.
  3. Distingue lo que es importante y se centra en ello. Enfocado en lo auténticamente vital, no se distrae con menudencias ni con lo secundarios. El objetivo y las metas siempre están en su mira. El empleado exitoso no se perturba con los clientes de mal humor ni se amilana con las quejas y chismes entre oficinas. Sabe diferenciar entre los problemas reales y lo que, sencillamente, no lo es.
  4. El empleado exitoso es corajudo. Siempre está dispuesto a hablar y a exponer sus ideas cuando otros no lo están. Si está seguro de lo que cree lo sostiene ante quien sea y no se detiene al momento de tener que impugnar una decisión ejecutiva. Eso sí, piensa antes de hablar y lo hace calmada y serenamente, con sabiduría y en el mejor momento para hacerlo.
  5. Controla el ego, no se deja dominar por sus pasiones. Se da su puesto y se hace respetar. Admite sus equivocaciones y muestra su disposición a hacer las cosas de otra manera, bien porque reconoce que es una mejor forma o por el deseo de mantener la armonía del equipo.
  6. Siente que siempre se puede hacer mejor las cosas. Nunca está satisfecho y está convencido de todo es perfectible.
  7. Actúa ante aquello que percibe que está mal. Si está roto lo arregla, si no funciona lo repara, no pasa los problemas por alto, sino que actúa para ponerle remedio inmediatamente.
  8. El trabajador exitoso es altamente responsable. Las escusas no forman parte de su repertorio. Asume lo que está bien y también lo que está mal.
  9. Procura ser agradable y mantener la armonía y la cordialidad con el resto de las personas e integrantes de su equipo de trabajo. Se integra al grupo y posee un gran liderazgo, aunque oficialmente no lo detente. Se puede confiar en él para representar a la empresa.
  10. La gente tóxica no lo detiene ni lo neutraliza, sabe controlarla y mantiene el control emocional ante ellas. Identifica sus propias emociones y no permite bajo ningún concepto que la ira o la frustración lo dominen.

 

Visita también:

www.raulgorrin.org

El emprendimiento humanista

Los nuevos emprendedores

Referencia empresarial

Conciencia social

Productivity and Efficiency

The Entrepreneur-humanist

 

SÍGUEME..

Twitter

Facebook

Linkedin

Google+

 

No Comments Yet.

Leave a comment