Constituya su negocio antes de renunciar a su trabajo

Por Raúl Gorrín.- Desde hace mucho tiempo una idea de negocio ronda su cabeza y se siente tentado a constituir su propio negocio. Sin embargo, usted actualmente se desempeña como empleado de una empresa y, para ser sinceros, lo que gana le hace mucha falta. Aun su proyecto se encuentra en una etapa incipiente y no quiere gastar sus ahorros —es decir, el capital de su negocio— en su sustento, cuando todavía falta tanto para poder acometerlo.

Pues no se preocupe, siga con su empleo y dedíquese a llevar a cabo esa gran cantidad de pasos previos al montaje de su emprendimiento. Tendrá que trabajar mucho y agendar muy bien sus asuntos para cumplir con uno y otro cometido, pero le aseguramos que sí se puede.

Eso sí, conforme vaya adelantando se irá acercando a ese momento en el que su negocio requerirá del cien por ciento de su tiempo y, entonces sí, tendrá que renunciar a su actual trabajo.

Entretanto, aquí le presentamos esos pasos con los que puede ir avanzando en la constitución de su negocio.

  1. Planifique el emprendimiento. No importa en qué etapa se encuentre el proyecto, es hora de comenzar a construir su negocio. Probablemente aún se encuentre en su fase embrionaria, pero le aseguramos que ya irá avanzando.

Tome lápiz y papel y comience a concebir su emprendimiento. Eso es lo primero.

Plantéese el asunto como un proyecto industrial en el que planifica, desarrolla, chequea y actúa

Tiene que armar un buen modelo de negocio. Defina la clientela, los segmentos, la propuesta de valor, los canales, las alianzas clave, los recursos necesarios en el corto, mediano y largo plazo, su fuente de ingresos. Modele, esto le ayudará a visualizar los pro y los contra, así como las posibilidades de éxito.

  1. Cerciórese de no estar violando las normas de la empresa en la que trabaja. Al momento de modelar su negocio, usted tendrá que hacer pruebas para detectar las fallas, fortalezas, inconvenientes, desempeño, etc. El problema es que, al hacerlo, podría estar violando las normas del contrato de su trabajo actual. Por eso, revíselo minuciosamente para constatar que no contemple pautas en materia de competencia, sobre todo si el objeto de su negocio guarda alguna relación con el objetivo de la empresa en la que trabaja.
  2. Tal vez necesite un socio. Si su horario de trabajo regular es muy estricto o extenso, tal vez requiera de buscar un socio que se ocupe de realizar las cientos de diligencias que usted no podrá cumplir, a menos que se decida no dormir.

Esta sociedad no quiere decir que tenga que ir a 50 por ciento con él. Tal vez puede ser un porcentaje menor o que este socio entre con un aporte de trabajo. Otra salida es simplemente contratar a alguien que por un pago se encargue de esta etapa del proceso.

  1. Converse con sus potenciales clientes. Debe ponerse en contacto con quienes constituirían su clientela. Conocer sus necesidades y exigencias y constatar así que el producto y/o servicio que usted se propone desarrollar cubre dichas necesidades y es viable en el mercado.

Le toca salir a la calle a indagar, entrevistarse con expertos, con los posibles clientes, etc.

  1. Dele toda la seriedad que su proyecto se merece. No caiga en el error de tratar el asunto como un hobby o entretenimiento, no, es su proyecto de vida y es, créalo, eso no es cualquier cosa.
  2. No destine dinero a gastos fijos. Vaya paso a paso, no se desboque, pues aún está en la etapa inicial de su negocio y no puede gastar sus recursos en alquiler de oficina en el mejor edificio de la ciudad. Espere a estar generando ingresos.

Discrimine muy bien los gastos para establecer qué es necesario y qué no.

  1. Es necesario comenzar a percibir dinero cuanto antes. Para ello debe lanzar un mínimo de su producto para negociar con ellos. Esto funcionará como una encuesta en la que, a la par de analizar el feedback de su producto, podrá comenzar a percibir algo de dinero. Además ya estará construyendo su cartera de clientes.
  2. Haga networking. Esto es muy importante, pues en esta etapa de preparación de su negocio, puede conseguir asesoría, información, contactos, datos sobre clientes y hasta socios.
  3. No se ningunee. Puede que su negocio sea pequeño y aún está dando los primeros pasos, pero no por eso se va a subestimar usted mismo. De ninguna manera. Además, no es conveniente que los clientes lo adviertan como sólo un pequeño negocio sin importancia.
  4. Saque tiempo de donde sea. En la medida en la que avanza en la constitución de su emprendimiento, es seguro que irá requiriendo de mayor tiempo que dedicarle. Aproveche el tiempo a primeras horas del día para adelantar gestiones.

Verá cómo avanza el proceso hasta ver que el proyecto que inició hace varios meses ya está validándose a través de las ventas. Entonces tal vez sea el momento de plantear en su empresa la posibilidad de trabajar sólo medio tiempo o, simplemente, retirarse para dedicarse al cien por ciento a su emprendimiento.

 

 

Visita también:

El emprendimiento humanista

Los nuevos emprendedores

Referencia empresarial

Conciencia social

Productivity and Efficiency

The Entrepreneur-humanist

 

SÍGUEME..

Twitter

Facebook

Linkedin

Google+

 

 

No Comments Yet.

Leave a comment