El copywriting: El arte de la persuasión en ventas

Por Raúl Gorrín.- Cuando se quiere persuadir a la clientela así como al público en general acerca de los beneficios y conveniencia de comprar un producto y/o servicio sin mucho pensarlo, entonces debemos recurrir al copywriting.

Y es que el copywriting, conocido en español como escritura persuasiva, es el arte encantar con la pluma valiéndose de las palabras correctas para influir en un público determinado.

Se trata de una efectivísima técnica de mercadeo que enamora dado su inmenso potencial de ventas. De hecho, los estudios han determinado que esta herramienta bien utilizada puede incrementar las ventas hasta en un 79 por ciento.

El copywriting se propone hacer del producto un bien irresistible a través de las palabras.

¿Cómo lo hace?

El objetivo del copywriting es emocionar al usuario, generarle una serie de sensaciones cuando lea o escuche el mensaje que se transmite sobre el producto y/o servicio. Son las palabras precisas dichas de la manera precisa en el momento preciso.

Es hechizar con las palabras, cautivar, atrapar con el lenguaje adecuado.

Una estrategia que se potencializa cuando se replica el mensaje a través de las redes sociales y de google, de los banners en websites.

El secreto está en aprender a afectar emocionalmente al cliente y este terminará comprando el champú que usted produce en lugar del desinfectante que se propina adquirir cuando llegó al supermercado.

Su página debe contener, en primer lugar, titular o encabezado que enamore, que sea un sacudón de  corriente entre su producto y el cliente. Debe producirse un chispazo que deje al usuario pegado a la página.

Sepa que un buen título puede disparar hasta un 500 por ciento los resultados de captación de su audiencia.

Pero no lo puede dejar allí nada más y para que el usuario se quede pegado al mensaje, los párrafos que siguen al título o encabezado deben ser un zarpazo, deben envolverlo con un lenguaje cautivante, electrizante. No puede ser relleno, sino las palabras adecuadas, esas que despierten sensaciones inusitadas. El centro del mensaje debe ser el cliente, lo que el sentirá y obtendrá con el producto, no usted.

Su copywriting debe hacer referencia a los beneficios reales del producto, los cuales deben resonar en su audiencia al sentirse plenamente identificados con él.

El copywriting tiene que indicarle que debe comprar el producto mediante relaciones directas que el mensaje debe crear en el usuario. Hay que establecer una comunicación directa entre los sentidos del cliente y el producto.

Luego de que ha cautivado al cliente y luego le ha hecho saber que su producto es lo que necesita, ahora tiene que despertar en él tal cual sensación, determinado bienestar, la solución a su gran problema, hay que decirle cómo lo hará, siempre con las palabras justas.

La estocada final del copywriting es convencer al cliente de que sólo teniendo el producto en su mano podrá solucionar para siempre su problema “por tan sólo tal precio”, una cifra que terminará escuchándose como una dulce melodía que el cliente no tendrá ningún inconveniente en cancelar.

 

Visita también:

El emprendimiento humanista

Los nuevos emprendedores

Referencia empresarial

Conciencia social

Productivity and Efficiency

The Entrepreneur-humanist

 

SÍGUEME..

Twitter

Facebook

Linkedin

Google+

 

 

 

No hay comentarios

Agregar comentario