La reputación empresarial es clave para el éxito

Por Raúl Gorrín.- Por reputación se entiende tanto la fama como la opinión que sobre alguien o algo tienen las personas. Entretanto, para las empresas, la reputación, diremos que es fundamental y clave para alcanzar el éxito.

Contar con una buena o mala reputación será determinante para las marcas, pues esta valoración privará en la construcción de la imagen de la organización.

La reputación empresarial guarda mucha relación con la ciudadanía corporativa o Responsabilidad Social Empresarial (RSE). Y es que una empresa socialmente responsable será similar a una buena persona o a un buen ciudadano corporativo, en virtud de que cumple con sus deberes económicos, sociales y ambientales.

Los especialistas en Responsabilidad Social Empresarial entienden la reputación como la opinión que tienen los grupos de interés sobre las organizaciones. Para muchos existe una estrecha relación entre la reputación empresarial y la responsabilidad social, siendo que la una no puede darse sin la otra, sin que por ello, atención, signifique que se confundan ambos conceptos.

La RSE es algo necesario pero no suficiente para la reputación, pues una empresa que tenga buena reputación debe ser socialmente responsable, sin que la RSE baste para que la buena reputación se produzca.

Y es que la reputación exige, además de la RSE, de otras condiciones o variables, las cuales precisamente serán las que permitirán medirla en la práctica.

Entre las variables aceptadas internacionalmente tenemos:  La oferta comercial o de bienes y servicios; el liderazgo que exige contar con personas con buena reputación; el gobierno corporativo el cual tiene que ver con los valores éticos y la sana administración del negocio; la ciudadanía corporativa; la calidad laboral; la innovación, los resultados económicos que deben reflejarse en el balance financiero.

Y si bien la reputación no es algo que figure en los balances empresariales, tiene un peso fundamental a la hora de valorar a las organizaciones. Incluso, para algunas empresas es el mayor activo, mayor aún que sus maquinarias y equipos. El precio con que se han vendido muchas empresas y corporaciones tiene que ver más con su reputación y prestigio que con el costo de su infraestructura.

Las empresas pueden tener grandes ganancias gracias a su reputación, pero también una mala reputación puede ser la causa de grandes pérdidas o la quiebra de algunas organizaciones.

Cuando la calidad de los productos y/o servicios de una organización no se compadecen con su reputación, estamos en presencia de empresas con una falsa reputación, pues a pesar de tener mucho prestigio, lo que producen dista mucho de tener una buena calidad.

Visita también:

El emprendimiento humanista

Los nuevos emprendedores

Referencia empresarial

Conciencia social

Productivity and Efficiency

The Entrepreneur-humanist

 

SÍGUEME..

Twitter

Facebook

Linkedin

Google+

 

No hay comentarios

Agregar comentario