Las ganancias en los negocios deben tener un enfoque humanista

Por Raúl Gorrín.- La eficacia social tiene su origen en el éxito económico que es donde se produce la ganancia producto de la actividad que genera empleos. Los beneficios obtenidos de la actividad económica son la materia prima para extender lo alcanzado a otras instancias de la sociedad.

Estamos hablando de que hay que acabar con la creencia que durante años ha pretendido hacer ver la actividad empresarial como algo malo, casi demoníaco. El humanismo empresarial ha demostrado que hacer negocios no es una actividad egoísta, sino que puede brindar réditos no solamente al empresario sino también a los trabajadores y a la sociedad donde está enclavada la organización.

Hacer empresa puede y debe ser una actividad que beneficia no solamente al empresario, sino a la sociedad entera y para ello solamente es necesario imprimirle un carácter humanista y altruista.

Esto no significa que el empresario vaya a poner por delante de sus intereses los intereses de los demás, pues de lo contrario no habrá ganancias y sin beneficios se acaba el negocio y no es posible compartir los réditos con los trabajadores y la sociedad.

Sin ganancias las empresas fracasan y tienen que cerrar sus puertas. Y esa no es la idea sino construir una relación ganar-ganar entre empresario, trabajador y sociedad. Todos beneficiándose de la actividad empresarial, ayudar al otro no por encima de uno mismo, sino como a uno mismo.

Cuando el hombre, por su propia naturaleza, hace el esfuerzo por sobrevivir, entiende que esta es una actividad que no se puede llevar a cabo en forma solitaria sino en compañía de otros seres humanos. Esto establece un principio de ayuda mutua en el que los inddividuos, sin abandonar la búsqueda de su satisfacción personal, comparte con los otros con miras a crear y crecer.

Cuando estos principios se aplican al mundo de los negocios es conveniente aplicar una estrategia humanista que con basamento en la justicia, la honestidad, la fraternidad, entre otros valores, permita desarrollar empresas en las que no únicamente prive el interés personal sino el colectivo.

Se logra la ansiada productividad y rentabilidad, pero los réditos de éstas no se dirigen únicamente al bolsillo del empresario, sino que este destina parte de sus ganancias a beneficiar a quienes lo acompañan en la actividad empresarial y a la sociedad en la que tiene asiento.

En el humanismo empresarial gana el empresario, gana el trabajador y gana la sociedad.

 

Visita también:

www.raulgorrin.org

El emprendimiento humanista

Los nuevos emprendedores

Referencia empresarial

Conciencia social

Productivity and Efficiency

The Entrepreneur-humanist

 

SÍGUEME..

Twitter

Facebook

Linkedin

Google+

 

 

 

No Comments Yet.

Leave a comment