Qué caracteriza a un líder de equipo

Por Raúl Gorrín.- Los emprendedores y los líderes de equipos de trabajo deben reunir una serie de atributos y cualidades para llevar a cabo su labor de manera idónea.

Esto es sumamente importante, pues quien está al frente de una organización o un grupo de trabajadores debe ganarse el respeto y reconocimiento de sus subalternos. Atrás quedaron los tiempos en los que el “jefe” se caracterizaba por los gritos que emitía o el miedo que infundía.

Pero es cuestión que puede cultivarse y aquí le decimos cómo.

  1. Escuchar a los integrantes del equipo de trabajo.

Esto es fundamental y por ello se constituye como la primera gran característica de un buen líder el saber escuchar a los integrantes de su grupo, a sus subalternos. Y es que los buenos jefes saben que, como todo ser humano, están muy lejos de ser perfectos e infalibles y quieren saber qué piensan, cuál es su opinión sobre los distintos aspectos de la organización y el trabajo.

Descalificar las ideas del personal suele ser una tendencia en algunos jefes que se creen dueños de la verdad absoluta. El destino de quienes mantienen esta actitud suele ser el fracaso. Así que abra muy bien sus oídos y escuche lo que sus trabajadores tienen que decirle, así no sea de su agrado.

  1. Analizar las propuestas de manera crítica.

Directamente relacionado con lo anterior es ser crítico con los planteamientos de los trabajadores. No todas las ideas son buenas. Escuchar no significa aprobar automáticamente, sino hacerlo respetuosamente pero de manera crítica.

Es preciso que el buen líder sepa discernir entre los planteamientos e ideas que se le presentan. Analizar con imparcialidad los pros y los contras de los planteamientos. Igualmente está dispuesto a saber el parecer que los otros integrantes del equipo piensan para hacer una evaluación y emitir un veredicto.

  1. No tener problemas con las críticas.

El buen líder no le tiene miedo a la crítica y hasta incentiva a sus subalternos a que lo hagan. Es que le interesa obtener el mejor resultado y por ello se somete al escrutinio sin temor alguno, pues está seguro de su liderazgo.

El buen líder no toma represalias ante las opiniones que le son contrarias.

Posee suficiente sabiduría para saber que la crítica constructiva y el fomento de las buenas relaciones con sus trabajadores, abiertas a escuchar lo bueno y lo malo siempre con respeto, será una actitud que redundará en su crecimiento personal y profesional y lo consolidará dentro de la organización.

  1. Potenciar las virtudes y habilidades de los subalternos.

El buen líder es observador y sabe identificar y potenciar las habilidades y virtudes de los integrantes de su equipo de trabajo. Sin el temor absurdo del jefe que teme ser desplazado, impulsa el crecimiento y desarrollo de sus empleados.

  1. Disposición a apoyar a los subalternos.

Sin temor a que el subalterno crezca y se desarrolle dentro de la empresa, el buen líder apoya a sus trabajadores. Está lejos de las bajas pasiones y mezquindades.

El buen líder sabe que esta actitud fomenta las buenas relaciones, el ánimo y el espíritu de colaboración de sus trabajadores.

  1. Formar a los subalternos.

El buen líder no tiene ningún prurito ni freno para transmitir lo que sabe a sus subalternos. Para ellos esto es una inversión que redundará en la productividad y el rendimiento del equipo y de la empresa.

Igualmente está presto a promover a sus trabajadores a nuevas posiciones sin egoísmos de ninguna naturaleza.

  1. Mantener un buen clima en el equipo de trabajo.

Trabajar con cordialidad es lo mejor para cualquier líder de equipo, pues sabe que de esta manera las labores se desarrollan fluidamente y sin contratiempos, salvo los propios surgidos de las dificultades naturales que se dan en toda empresa al momento de desarrollarse las tareas.

  1. Reconocer los éxitos.

El buen líder reconoce los aportes de sus trabajadores y el éxito que estos alcanzan ante la jerarquía superior.

Sin embargo, también está dispuesto a cargar con las culpas cuando ocurren los errores, todo por el interés de mantener el buen clima dentro del equipo de trabajo.

 

Visita también:

www.raulgorrin.org

El emprendimiento humanista

Los nuevos emprendedores

Referencia empresarial

Conciencia social

Productivity and Efficiency

The Entrepreneur-humanist

 

SÍGUEME..

Twitter

Facebook

Linkedin

Google+

 

 

 

 

 

No hay comentarios

Agregar comentario