Raúl Gorrín: Características del nuevo liderazgo

El liderazgo del futuro, quienes hoy día se preparan para tomar las riendas de la sociedad y, en particular, de las organizaciones empresariales y emprendimientos, debe ser formado para dominar una serie de aspectos que son fundamentales en quienes aspiran puestos de dirección: eficacia, eficiencia, ética, economía, excelencia, empatía, escuchar, emoción, entusiasmo, esfuerzo, entrega, estrategia, empuje, ejemplo, equilibrio, entorno, ejecución. 

Se trata de 17 elementos imprescindibles en todo líder que se proponga transformaciones y cambios en las organizaciones a cuyo frente les corresponda estar en el futuro.

El líder debe ser capaz de motivar en el resto de las personas que conforman su entorno unos altos niveles de autonomía e iniciativa. 

Si no se tiene dominio de todos estos elementos no habrá buenos resultados.

Es falso que los líderes nacen y no se hacen. La formación y la preparación permiten moldear a las nuevas cabezas organizacionales. No se niega la capacidad innata, pero también es cierto que esto no es suficiente. Hay que cultivar el liderazgo.

La formación es fundamental. Los elementos que manejamos hoy día muy probablemente hayan variado o simplemente sean otros en el futuro. Por ello es que la academia hoy día debe modelar a hombres y mujeres capaces de visualizar las nuevas formas de dirección y acometerlas sin miedo.

Los conceptos y categorías que rigen la sociedad y la gerencia en la actualidad pueden ser obsoletos o insuficientes en el tiempo por venir. 

Algunas transformaciones que se han comenzado a dar en la sociedad permiten prever un mundo dominado por la digitalización y, por tanto, por líderes digitales, full tecnológicos.

Una sociedad y unas organizaciones de estas características es previsible que se muevan a una velocidad que hasta ahora no conocemos ni dominamos, pero ante la cual hay que estar preparados y decididos a afrontarla. 

Los empleados del mañana serán igualmente digitalizados y ultra dinámicos y, en tal sentido, requerirán de un liderazgo y dirección de iguales o superiores condiciones.

Los hombres y mujeres con la batuta de dirección del mañana tienen que tener la capacidad de transformar al resto de la sociedad a objeto de que se adapte, acepte y maneje los productos y servicios que han de venir surgidos de unas nuevas y desconocidas necesidades.

No hay comentarios

Agregar comentario