Raúl Gorrín: La efectividad del liderazgo como garantía de éxito de la gestión

Al frente de toda organización debe estar alguien responsable, comprometido, con valores, honestidad, creativo, innovador y con dominio del negocio. Debe manejar con claridad la misión visión de la empresa, de tal manera que posea los elementos necesarios para actuar a la hora de cualquier percance o inconveniente. 

Hablamos de un líder.

Alguien capaz de encauzar la organización a través de la definición clara de objetivos, metas, tareas, estrategia.

Toda organización quiere ante sí, una persona con estas características, a quien además rodear de un equipo conformado por el mejor personal, altamente capacitado, al cual deberá recompensar adecuadamente.

El avance de las organizaciones estará dado por la adecuada gestión de su líder y su equipo. Una persona con adecuado control emocional que le otorgue a la empresa o emprendimiento, estabilidad, que la haga una organización saludable. Una directiva efectiva en sus relaciones con el personal, la clientela y la sociedad. Un liderazgo maduro. (Raúl Gorrín)

Claro, reconocemos que del líder no depende únicamente el éxito empresarial, pero él será con la visión que imprima, el responsable de encauzar el camino de la organización y la gente que la conforma. El liderazgo requiere de estrategia y capacidad de guiar a sus equipos de trabajo, definir las técnicas, proveer las herramientas que permitan a su equipo la ejecución de los planes y tareas.

Debe haber efectividad en la gestión del líder. Esto es fundamental. Su avance será medido por los logros que en cada una de las tareas vaya obteniendo. Sus habilidades, destrezas, fortalezas son los factores que le permitirán la efectividad de sus acciones.

La gerencia debe estar en manos de gente con estrategia para cumplir la misión empresarial. Dichas estrategias deben sustentarse en las habilidades y fortalezas del líder y sus equipos.

Las organizaciones, por tanto, están obligadas a hacerse del mejor personal gerencial y liderazgo que construyan un ambiente saludable que garantice el bienestar y por tanto, propicie el rendimiento y la productividad.

La efectividad en las organizaciones con miras al desarrollo organizacional está dada por elementos como el desarrollo personal, que establece el nivel de compromiso del líder, los directivos y los integrantes de los equipos de trabajo, con la institución. Un desarrollo impulsado por sus valores, habilidades, destrezas.

En la efectividad también juega un papel importante el desarrollo Interpersonal, es decir la interacción que el liderazgo y los equipos mantengan con otras personas. Entra en acción aquí la labor en equipo, la comunicación y cooperación.

El estilo del liderazgo es la impronta de la alta gerencia de las organizaciones y ello se verá reflejado en los resultados, rendimiento y productividad.

Se requiere también para garantizar la efectividad, la armonía y el equilibrio de todos los elementos que conforman la organización. Debe funcionar como un engranaje que da movimiento a la institución y la impulsa al logro de los objetivos.

Un elemento vital es la confiabilidad del líder. Los demás directivos, los equipos de trabajo, la clientela, deben poder confiar en la cabeza de la organización.(Raúl Gorrín)

No Comments Yet.

Leave a comment