Raúl Gorrín: Para tener crecimiento profesional es imprescindible alcanzar la excelencia personal

El crecimiento profesional ya no es únicamente asunto de habilidades y destrezas, de entrenamiento y conocimiento, del talento cultivado de cada persona para desarrollarse en el plano laboral.

Desde hace un tiempo se le ha dado un enfoque más completo que tiene que ver no solamente con los ya citados aspectos que se refuerzan para lograr dar un paso más y avanzar. La nueva tendencia es también atender al individuo como tal, como persona, pues nadie experimenta un auténtico crecimiento profesional si no corrige sus fallas como persona.

Así, el desarrollo profesional se concatena a la excelencia personal.

Y esta última tiene que ver con el perfeccionamiento de la condición humana, lo cual redundará en el mejoramiento del resto de las áreas de la vida de un individuo, entre las que también se haya la profesional.

Es algo que se cultiva día a día.

Toda excelente persona tiene una gran capacidad de influencia en su entorno y lo hace positivamente. Sirve de impuso al resto, motiva, motoriza cambios en quienes le rodean.

Quien desarrolla la excelencia personal posee habilidad para comunicar eficazmente, sus mensajes son asertivos, claros y eficientes. Sabe expresarse y, además, tienen sentido de oportunidad para hacerlo.

Las personas que han alcanzado altos grados de excelencia personal saben lo que quieren y diseñen planes y estrategias para conseguirlo, en el orden personal y también en el profesional.

Toda persona excelente destaca por su originalidad, por sus ideas innovadoras, por sus soluciones efectivas.

Además, poseen un alto concepto de la responsabilidad.

Son autónomas, se desenvuelven con libertad, la cual les permite decidir efectivamente. Las personas excelentes no evaden tareas ni encomiendas. No usan a los demás sino que trabajan junto con ellos.

Son personas intuitivas y, lo mejor, mantienen una actitud positiva y alegre ante la vida. 

Lo fundamental es entender y asumir que la excelencia personal es producto de un trabajo constante e ininterrumpido, de construcción diaria.

No se alcanza de un día para otro, es un proceso.

En el plano profesional las personas excelentes mejoran el rendimiento laboral, el trabajo lo desarrollan con satisfacción, son empáticos, fomentan los valores personales en su entorno, tienen un fuerte sentido de la ética y la moral, tienen visión a largo plazo.

Nadie crece profesionalmente si a la par con cultiva la excelencia personal, van de la mano, el mejor hombre es un mejor trabajador, empresario o emprendedor.

No Comments Yet.

Leave a comment