Raúl Gorrín: ¿Qué es la Inteligencia emocional y cuáles son sus componentes?

Ya tocamos en una oportunidad el tema de la inteligencia emocional y su relación con el liderazgo, Hoy queremos redundar en algunas de las definiciones que se manejan sobre ella y sobre su composición.

Veamos una serie de conceptos, en primer lugar el que establece que inteligencia emocional son un grupo de habilidades supeditadas a una adecuada determinación, evaluación, expresión y control de las emociones. Sería una metahabilidad que comprende cinco áreas, a saber, el conocer y regular las propias emociones, el reconocer las emociones de los demás, el automotivarse y motivar a los otros, y manejar las relaciones interpersonales.

Otra definición la plantea como la capacidad de reconocer nuestros propios sentimientos y los ajenos, de motivarnos y de manejar bien las emociones, en nosotros mismos y en nuestras relaciones. (Raúl Gorrín)

Igualmente, la inteligencia emocional se tiene como la capacidad de sentir, entender y aplicar eficazmente el poder y la agudeza de las emociones como fuente de energía humana, información, conexión e influencia.

También se la describe como la capacidad de discernir consciente y sensiblemente los sentimientos que intervienen en la comunicación interpersonal que permiten resistir la tentación de reaccionar de manera impulsiva e irreflexiva y, por el contrario, obrar con receptividad, autenticidad y sinceridad.

Asimismo tenemos que definir que la inteligencia ejecutiva es aquella que emplea la inteligencia emocional en las organizaciones para decidir satisfactoria y productivamente. Es la que permite que se produzca un equilibrio entre el intelecto y la emoción en el trabajo. Es la conciencia emocional que afina la toma de decisiones.

Ahora bien, conocidos los distintos conceptos que existen de inteligencia emocional, veamos cómo está compuesta.

Debemos apuntar que en casi todos los modelos de inteligencia emocional sus componentes pueden circunscribirse a cuatro dominios genéricos de las capacidades  básicas: autoconciencia,  autogestión, conciencia social y gestión de las relaciones.

Del mismo modo tenemos que las competencias laborales por las que se distinguen los líderes más exitosos están sustentados en las capacidades básicas:

Percepción y expresión de las emociones que consiste en el reconocimiento de las propias emociones en sus diferentes manifestaciones verbales y corporales.

Facilitación  emocional que permite generar sentimientos que faciliten  los pensamientos sin que la razón se vea anulada a causa de las emociones.

Comprensión emocional que facilita la integración de sentimientos con pensamientos, al tiempo que reconoce las diversas reacciones emocionales. (Raúl Gorrín)

Regulación y control emocional para canalizar las emociones eficazmente y moderar las  reacciones  emocionales frente a situaciones intensas y evitar reacciones descontroladas.

Es necesario apuntar que el control de las emociones nada tiene que ver con reprimirlas, sino con comprenderlas y de allí transformar positivamente las distintas situaciones que coexisten en un contexto laboral para que actúen en nuestro beneficio. (Raúl Gorrín)

No Comments Yet.

Leave a comment