Síndrome de cronos: temor a ser desplazado en la empresa

Por Raúl Gorrín.- Como seres humamos somos complejos e impredecibles. A lo largo de la historia hemos ofrecido innumerables muestras de lo que somos capaces de hacer por satisfacer nuestra necesidad de poder.

En las empresas el poder se obtiene en la medida que se asciende de cargo, y una vez alcanzado es difícil aceptar que puede perderse. En algunos casos suele presentarse el deseo de aferrarnos a él de una manera enfermiza, la cual conlleva a que realicemos cualquier cosa para evitar ser desplazados. Tal podría ser la razón que motiva a los gerentes a evitar que nuestros subordinados se desarrollen y terminen ocupando nuestro lugar, quedando opacado por el brillo de las nuevas ideas o a causa de un mejor perfil académico.

En la gerencia contemporánea resultaría absurdo imaginar a un supervisor devorándose a un subordinado, literalmente hablando, no es menos cierto que algunas prácticas podrían ser fácilmente consideradas muy cercanas a tal situación, en estos casos se haría referencia a las constantes explicaciones y excusas que se ofrecen a los empleados para justificar la ausencia de incrementos salariales, ascensos, traslados o cualquier otro tipo de mejora que nos acerque o iguale al jefe superior.

Aunque no en todos los casos está presente el temor a ser desplazado por el subordinado, en aquellos donde la actuación del gerente se inclina a impedir el crecimiento de los trabajadores podría decirse que se está en presencia del ahora llamado Síndrome de Cronos. Acción deliberada del supervisor de estancar a su personal por temor a ser desplazado o sustituido, evitando crecimiento de los subordinados en el área en donde ejercemos poder.

Esta enfermedad gerencial tiene unos síntomas particulares que los mencionamos a continuación:

  1. Se presenta en cualquier empresa u organización, sin importar su tamaño o función.
  2. Es practicada por personas que poseen un cargo de relativa importancia.
  3.  No importa la edad, sexo o condición del gerente, aunque usualmente ocurre en personas con poca preparación académica y mayor antigüedad.
  4. Generalmente las personas que lo presentan poseen un alto nivel de inseguridad, carencia de conocimientos o habilidades.
  5.  Se observa con mayor facilidad en empresas donde las posibilidades de desarrollo en posiciones y/o niveles de conocimiento son muy escasas, por lo que el individuo tiende a celar su territorio para evitar mostrar sus debilidades, carencias, temores o perder su poder delante de quienes se lo han otorgado, no siempre demostrando un comportamiento ejemplar o ético, orientando su administración a evitar el perfilamiento de algunos individuos que puedan atentar en contra de la estabilidad de su cargo.
  6. Ante su presencia, el subordinado comienza a manifestar una conducta más orientada al desinterés al percatarse de la imposibilidad de crecimiento o el nivel de estancamiento que esta conducta gerencial propicia. Es posible también que presente síntomas de hostilidad, o indiferencia.

 

Visita también:

www.raulgorrin.org

El emprendimiento humanista

Los nuevos emprendedores

Referencia empresarial

Conciencia social

Productivity and Efficiency

The Entrepreneur-humanist

 

SÍGUEME..

Twitter

Facebook

Linkedin

Google+

 

 

 

 

 

 

No hay comentarios

Agregar comentario