Tome nota y haga crecer su pequeño negocio

Por Raúl Gorrín.- No pocas empresas dieron sus primeros pasos como un pequeño negocio que fue creciendo poco a poco a punta de tesón, perseverancia y, por supuesto, mucho trabajo.

Lo fundamental es actuar sobre la base de un buen proyecto, hacer un buen plan de negocio e innovar para así obtener el favor del público.

Ninguna idea debe tenerse por nimia, pues por muy insignificante que parezca puede ser el germen para una gran empresa.

De hecho, los bancos e instituciones encargadas de dar impulso a la microempresa toman estas ideas con mucha seriedad y respeto, pues saben que un buen concepto puede encerrar la clave de un gran negocio que es necesario apoyar.

Y es que todo pequeño negocio, así sea sencillo, debe contar, como ya dijimos, de un plan de acción, de un plan de negocio en el que se establezca, desde un principio, los pasos a seguir, los objetivos a alcanzar, las metas, todo enmarcado dentro de una visión y misión esbozadas con claridad.

Si usted tiene todo bien delineado puede buscar el auxilio de estas instituciones financieras donde seguramente podrá encontrar el apoyo que necesita para hacer de ese pequeño negocio con el que quiere comenzar, una organización consolidada.

Lo primero que requiere es actitud, debe estar convencido de que su idea es buena, de que puede aportar mucho a su comunidad, usted tiene que estar dispuesto al éxito.

Deje de lado la improvisación y planee muy bien su negocio, por más pequeño que este sea. Debe tener objetivos y metas claras, así como una hoja de ruta, un plan de acción o negocio. Esto es fundamental, recuerde, claridad en los objetivos y metas a alcanzar.

No pretenda convertirse en un superhombre o supermujer que pretende hacerlo todo sin la ayuda de nadie. Toda microempresa requiere de un equipo de trabajo, un socio, alguien afín, gente con objetivos comunes al suyo.

El financiamiento es indispensable. A menos de que usted cuente con un capital que haya dispuesto para ello, lo normal es buscar un crédito que le permita iniciar su emprendimiento. Eso sí, ser beneficiario de un crédito conlleva responsabilidad, invertir cada centavo de acuerdo a lo establecido y sin desviar nada a su financiamiento personal.

Usted sabrá que está listo para obtener un crédito cuando sabe para qué quiere el dinero, cuánto necesita y está seguro de que lo podrá pagar.

Así que adelante, no deje su idea olvidada en una carpeta guardada en el fondo de una gaveta y comience ahora mismo la maravillosa aventura de emprender.

Visita también:

El emprendimiento humanista

Los nuevos emprendedores

Referencia empresarial

Conciencia social

Productivity and Efficiency

The Entrepreneur-humanist

 

SÍGUEME..

Twitter

Facebook

Linkedin

Google+

 

 

 

No Comments Yet.

Leave a comment