Tres consejos para cultivar e incrementar la creatividad

Por Raúl Gorrín.- La creatividad y la capacidad de innovar requieren de ejercitación, de tonificación, de actividades que le sirvan de estímulo. Una alternativa para lograrlo sería el reunirse regularmente con colegas  en actividades de networking o realizar cursos de actualización.

Pero para quienes involucrarse en actividades de este tipo resulta imposible —por lo menos en las actuales circunstancias que atraviesan— por lo apretado de sus horarios y por sus múltiples obligaciones, existen otras formas más sencillas para sentirse motivados, para renovar la vena creativa y la chispa innovadora.

Ejercitar la creatividad puede ser más sencillo de lo que usted cree. He aquí tres consejos que pueden ayudarle:

  1. No deje las ideas a merced de la memoria.

Los dispositivos móviles le permiten ahora escribir aquellas ideas que le llegan a la mente en cualquier momento. Sino, el viejo recurso de mantener una pequeña libreta en el bolsillo puede ser suficiente para que tan pronto las ideas hagan acto de presencia, usted proceda a registrarlas.

Esto evitará el riesgo de que dejadas almacenadas en la memoria vayan cubriéndose con otros pensamientos y acontecimientos que hagan imposible recordarlas luego.

Es indispensable darle un hogar a las ideas, un sitio al que pueda usted acudir cuando requiera de ellas. Allí permanecerán latentes hasta que su nuevo proyecto las requiera.

Además, son muchas las aplicaciones que facilitan guardar sus ideas, así como fotografías, artículos, etc., que vaya acumulando para luego echarles un ojo con tiempo y detenimiento.

Cuando se acostumbre a hacer este registro, es conveniente también dedicar un tiempo semanal para su revisión y procesamiento.

  1. Camine.

Así de sencillo, nada más que eso, caminar para hacer sus desplazamientos en lugar de valerse de su carro. Aproveche la diligencia más relajada que tenga que hacer, aquella para la que dispone de más tiempo, para trasladarse a pie a su destino. Aproveche el trayecto para observar a su alrededor, para descubrir su ciudad, sus lugares, la gente, o simplemente para mirar el paisaje.

Estudios demuestran que una caminata de unos 20 minutos le puede ayudar grandemente a  clarificar su mente, a darle espacio a las ideas frescas para que surjan así, sin forzarlas, sino que vengan con espontaneidad lejos de su oficina.

Disponer de un tiempo diario para el descanso también sirve para oxigenar el cerebro y darle impulso a su creatividad.

  1. Interactuar y relacionarse con otras personas y sitios inspiradores.

Ese momento en el que puede sentarse a hablar con otras personas interesantes e inspiradoras puede ser sumamente útil para su espíritu, ese que lo lleva a darle vida a nuevas ideas y proyectos.

Plantéese establecer como norma su “hora feliz” todos los días en un lugar distinto a su oficina, un espacio para tomarse un café y conversar amigablemente sin estrés.

Cuando sus ideas se entrecruzan con las ideas de los demás, crecen y se desarrollan, sencillamente vuelan.

Los parques y museos también son buenos espacios para la inspiración y renovar la creatividad.

 

Visita también:

www.raulgorrin.org

El emprendimiento humanista

Los nuevos emprendedores

Referencia empresarial

Conciencia social

Productivity and Efficiency

The Entrepreneur-humanist

 

SÍGUEME..

Twitter

Facebook

Linkedin

Google+

 

No hay comentarios

Agregar comentario