Tres malos hábitos de la comunicación online

Por Raúl Gorrín.- Prácticamente toda la comunicación que se desarrolla en la actualidad ocurre por vía online.

Las posibilidades que la tecnología pone a disposición del hombre, la aparición de diversos positivos móviles, la ampliación y mayor cobertura del mundo web, han abierto un amplio ramillete que permiten al hombre emitir mensajes y recibirlos desde casi todos los sitios en los que se encuentre.

¡Buenísimo!

O no tanto, pues a la par de la ampliación de las vías de comunicación online se han creado una serie de hábitos o costumbres que afectan el intercambio, pues los mensajes no se alinean con la audiencia y esto disminuye la efectividad de las comunicaciones.

¿Cuáles son estos hábitos negativos?

  1. La sordera de tono.

¿Qué quiere decir esto? Pues la imposibilidad que algunos medios tienen para expresar el tono, la intención con la que se emiten los mensajes. Un claro ejemplo de ello es el correo electrónico donde es imposible percibir cuál es el propósito de algunos mensajes y entonces se producen los malentendidos.

La concisión de algunas respuestas puede entenderse fácilmente como el deseo de cortar la comunicación, de no querer hablar con alguien o no tener deseo de tratar un asunto determinado, cuando la razón de haberlo emitido dista muchísimo de ello.

Es por esto que es necesario tomarse unos minutos extras antes de enviar alguna respuesta a una solicitud, de manera que de captar la presencia una intención que no está planteada al momento de escribir los mensajes.

A veces un saludo cordial o una despedida afectuosa pueden ser suficiente para cambiar el tono de las comunicaciones.

Un simple “gracias” puede ahorrarle muchas incomodidades.

  1. La enfermedad promocional.

Esto tiene que ver con el exceso de mensajes —twitts, post, publicaciones— en los que el tema es siempre la persona que los emite. El efecto que esto puede ocasionar es que se llegue a pensar que lo realmente importante para el emisor es alimentar su ego.

El “yoismo” exagerado puede ser altamente pedante y puede alejar a muchos de sus seguidores.

Lo recomendable es una proporción de uno a seis en mensajes de autopromoción.

Hay que asegurarse de que los mensajes de correo electrónico ofrezcan algo interesante para los receptores.

Promocionar a otros y sus contenidos también es recomendable.

 

  1. EL estado mental negativo.

Aquí queremos que advertir de aquellas personas que no pierden oportunidad de ninguna especie, entre ellas los mensajes, post, twitts, etc., para quejarse absolutamente por todo. Esto afecta su imagen.

Piense muy bien cada mensaje emitido, evite el excesivo personalismo y la negatividad permanente.

 

Visita también:

El emprendimiento humanista

Los nuevos emprendedores

Referencia empresarial

Conciencia social

Productivity and Efficiency

The Entrepreneur-humanist

 

SÍGUEME..

Twitter

Facebook

Linkedin

Google+

 

No hay comentarios

Agregar comentario